Metro prohíbe el acceso de globos metálicos a sus instalaciones

globos-metalicos-madrid-metro

Desde noviembre del pasado año se han producido dos interrupciones de servicio al producirse el contacto entre un globo metálico y la catenaria (el sistema que proporciona a los trenes la energía eléctrica necesaria para que circule), ya que el material con el que están fabricados este tipo de globos funciona como conductor de electricidad, por lo que se corre el riesgo de que se produzcan descargas eléctricas, daños en los trenes, en las instalaciones, o en el peor de los casos en los propios viajeros.

La incidencia más grave se produjo el pasado mes de diciembre en la estación de Sol, cuando un globo metálico, al escaparse de las manos de su portador en el andén, se enredó en la catenaria y, al paso del siguiente tren, entró en contacto con otros elementos eléctricos del tren, lo que provocó una descarga eléctrica en la instalación que la inutilizó durante más de una hora. El resultado fue que el servicio de trenes quedó interrumpido entre las estaciones de Banco de España y Ópera durante una más de una hora.

También en junio de este año se produjo un cortocircuito por la acción de un globo metálico que quedó enredado en la catenaria y contactó con el sistema de aire acondicionado de un tren. En esta ocasión se produjo una interrupción del servicio durante 21 minutos entre las estaciones de Delicias y Sol en Línea 3, además de importantes retrasos en el servicio.

Desde el año 2008, se han producido ocho incidencias de este tipo en la red de Metro de Madrid. En algunas de ellas, los globos metálicos han producido retrasos e incidencias en la circulación que han afectado al servicio que presta Metro a sus usuarios, por lo que la compañía ha decidido prohibir el acceso de usuarios que porten este tipo de globos ante el riesgo de que por una u otra circunstancia “vuelen por la estación” y provoquen algún tipo de incidencia.

Algunos metros del mundo, como Hong Kong y Bilbao, ya han llevado a cabo medidas de este tipo ante los problemas que pueden ocasionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *