Entrevista con Manolo Alcántara de Rudo

A propósito del espectáculo de circo “Rudo” que Manolo Alcántara presenta en el Teatro Circo Price dentro de los Veranos de la Villa, conversamos con al artista autodidacta, que defiende el arte que sale “de las entrañas” y que nos cuenta siempre algo personal en sus trabajos.

Rudo se desarrolla en un pequeño circo dentro del circo. Un escenario íntimo y muy artesanal construido, en esta ocasión dentro del Price. Manolo, a sus 47 años, confiesa que está dejando de lado muchas propuestas que implican cosas físicas, pero que gracias a ello propone cosas más “creativas y personales”.

El punto de partida de Rudo es justamente el esfuerzo físico, que puede tener muchas lecturas “se trata de un personaje que gruñe y grita, pero sin maltratar a la gente. No es nada simpático, aunque al final del espectáculo la gente rara vez dice que es rudo”.

El trabajo en parte es un tributo a la generación de nuestros abuelos y padre quienes no tuvieron mucho acceso a la cultura, que trabajaron duro para conseguir cosas para sus hijos, “pero sin embargo eso no significa que tuvieran sensibilidad”.

En el espectáculo Manolo está en constante contacto con la gente, al punto de que “una vez un niño le decía a su mamá, quiero irme de aquí, aunque al finalizar el espectáculo quería darme un abrazo”, recuerda entre risas.

Rudo demuestra como un actor, que lleva una mochila de circo encima, tras 25 años de carrera puede reinventarse con cada puesta en escena, eso sí, lentamente, ya que la obra se materializó en tres años. Además, es un buen ejemplo de como no es necesario utilizar animales no humanos para entretener.

“A mi particularmente no me gusta ver a grandes animales fuera de su habitat, pero tampoco en zoológicos, los animales deberían estar libres. Aunque he vivido historias con compañeros que querían más a sus tigres que a su mujer, pero… no es lo mejor para un tigre viajar en una jaula. Dicho esto la tauromaquia tampoco me gusta”, subraya Alcántara.

La contraparte de Rudo la ponen Laia Rius (violín) y María Bou (Chello), acompañando el espectáculo con música que convierte el escenario en algo tan real como la vida misma.

Rudo se representa en el Teatro Circo Price del 12 al 14 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *